La diabetes se caracteriza por los altos niveles de azúcar en sangre (glucemia elevada), debido a falta de insulina o defectos en la acción de la insulina, y se asocia en el largo plazo al daño de varios órganos como ojos, riñones, nervios, corazón y vasos sanguíneos.

Las complicaciones crónicas de la diabetes, que comenzaron a conocerse en la década de 1940 -antes los diabéticos no vivían el tiempo suficiente para desarrollarlas-, constituyen una amenaza para la calidad de vida de los diabéticos y son uno de los problemas de salud pública más importante en el mundo.

Se pueden presentar en cualquier tipo de diabetes y evolucionan en forma silenciosa traduciéndose a problemas prácticos después de muchos años con la enfermedad.

En el caso de la diabetes tipo 2 (90% de los diabéticos), que puede pasar de 9 a 12 años sin ser diagnosticada, las complicaciones pueden estar presentes ya en el momento del diagnóstico (por ejemplo, un infarto de miocardio o una gangrena del pie).

Estudios realizados en la década de 90, demostraron los beneficios del buen control de la glicemia para evitar el aparecimiento y la progresión de complicaciones. También, que cuanto más próximo al normal se mantienen los niveles de glucosa en sangre y de hemoglobina glucosilada, mayor es el beneficio.

Además del mal control de la diabetes, condiciones asociadas como hipertensión arterial, alteraciones de los lípidos en sangre, tabaquismo, entre otras, pueden contribuir al desarrollo de complicaciones. Los factores hereditarios también pueden hacer más susceptible al paciente diabético para la aparición de las mismas.

Muchos piensan que afectan de manera aleatoria a quienes tiene diabetes o que se consideran que es independiente al buen control de la enfermedad, pero la realidad es que surgirán siempre.

En las últimas décadas, en la mayoría de los países el tratamiento de la diabetes y las posibilidades tanto de prevenir como de tratar las complicaciones han mejorado considerablemente.

Es importante dejar que estos temas salgan a la luz dialogando con el médico y el equipo de salud especializado, y participando de actividades de educación para conocer la realidad sobre la forma de controlar la diabetes y otros factores de riesgo modificables, prevenir las complicaciones, detectarlas en tiempo, tratarlas precozmente y limitar eventuales secuelas.

Nuestro lema es: “Pacientes diabéticos pueden disfrutar de una vida larga, productiva y placentera cuando son respetadas dos condiciones: diagnóstico precoz y tratamiento  adecuado en largo plazo”

.lipodistrofia dibujo

Consecuencias de la diabetes